Saltar al contenido

SPAIN: YES, WE CAN’T!

Todo empezó un nada inocente 28 de diciembre de 2004, cuando un desconocido Barack Obama (¿y su equipo?) registraron[1] el dominio «barackobama.com«. Intuyeron que podían aprovechar el auge de los social media para estar cerca del votante teniendo presencia en internet, e influir de algún modo en los ya por aquel entonces incipientemente influyentes bloggers políticos estadounidenses[2]. Cada vez más los medios tradicionales tenían en cuenta y se hacían eco de las opiniones y tendencias en internet en cuanto a cuestiones políticas[3], y Obama sabía muy bien que aprovechando esto, con medios modestos, podría llegar a más votantes, e incluso permanecer cerca de ellos y estar atento a qué se dice o se calla sobre cualquier cuestión relevante a sus aspiraciones políticas.

Obama al ordenador

La fórmula fue un éxito. Obama llegó sobre todo a un perfil de votante joven[4], idealista, con un perfil que en Europa podríamos considerar de izquierdas, progresista, o socialdemócrata, pero sobre todo abstencionista: de esos votantes (en EE.UU. en torno al 50%)[5] que no creen que los políticos vayan a hacer algo que mejore sus vidas y en consecuencia no se molestan en ir a echar su voto en una urna o marcar un candidato en una máquina que quién sabe si estará manipulada[6]. Supieron estar cerca del votante y del abstencionista, e incluso supieron motivarlos para financiar una campaña económicamente modesta con pequeñas aportaciones[7] desde dentro (y desde fuera, tal fue el éxito) de sus fronteras. Ganaron. Ganó el sentimiento de que entre todos auparon a alguien a priori débil para vencer a rivales internos y externos (en las primarias[8] y en las presidenciales respectivamente) que parecían más fuertes o estar protegidos por poderes fácticos y diversos lobbies[9]. Es decir, ganó el sentimiento de comunidad. El 4 de noviembre de 2008 Obama, un mulato de clase media, aplastó a McCain, un WASP[10] apoyado por multimillonarios[11].

En España, este modelo de éxito se ha querido importar para dar un aire novedoso y fresco al rancio panorama político español. El primer intento burdo de plagiar el modelo de éxito de Obama fue la tristemente famosa referencia de Mariano Rajoy al futuro de una hipotética niña en dos debates electorales televisados a nivel nacional[12][13]. Fail!: los chascarrillos[14] y comentarios jocosos del día después en los social media[15] se convirtieron en un quebradero de cabeza para el líder del PP, y «la niña de Rajoy» comenzó a ser un lastre cuando él mismo defendía la originalidad[16] de «su niña» habiendo pruebas documentales de que Obama ya la utilizó en un discurso[17] del 5 de marzo de 2008 en San Antonio, Texas, y este a su vez la tomó prestada[18] de John Edwards. Nadie aprendió nada, y los social media se cebaron con “la niña de Rajoy”.

El modelo de Obama se basó en una carrera de fondo, de 4 años de duración, creciendo en lenta pero constante progresión geométrica y prestando mucha atención a los social media, siendo activos, y no convirtiéndolos en máquinas de propaganda, sino en foros donde puedes expresarte y sobre todo sentirte escuchado. La precuela de todo esto en España fue la aventura de IU en Second Life, donde Gaspar Llamazares dio un discurso[19] el 13 de marzo de 2007, y la cosa no iba mal, aunque sin mucho impacto debido al escaso éxito de esta red social en España (al citado mitin sólo acudieron unas 90 personas), hasta que a alguien se le ocurrió allá por marzo de 2008 que el avatar de Gaspar Llamazares quemase un retrato de la familia real[20]. ¡Tremendo «fail»!… tuvieron que pedir disculpas públicamente, y se vino abajo la aventura política de IU en esta red social.

Desde entonces algunos políticos españoles han querido subirse al carro de las nuevas tecnologías teniendo presencia en redes sociales, pero no han sabido o querido hacerlo adecuadamente, ya que (haciendo un símil informático) las utilizan para una comunicación broadcast[21], como si fuesen spots publicitarios en televisión o radio, carteles propagandísticos callejeros. Aumentan sobre todo su presencia en los social media en vísperas de elecciones; que es como pegar carteles de propaganda electoral, pero gratis, y da una imagen más moderna.

Analicemos muy brevemente a los dos políticos más importantes de España en estos momentos en las dos redes sociales con mayor éxito: Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba en Twitter y Facebook. La herramienta usada es socialmention.com con objetivos en Twitter y Facebook para las cadenas “Rajoy” y “Rubalcaba”.

Rajoy y Rubalcaba momentos antes del debate

 ¿Cómo es posible que el presidente del gobierno de un país dela UniónEuropeatenga tan sólo una mención por hora?. Obama tiene una cada 22 segundos, que es un objetivo imposible de lograr para un político español, pero… ¿una hora siendo presidente de un gobierno?. ¿14 retwitts?. ¿Un 3% en pasión (una medición del rango de influencia)?.

¿También 14 retwitts?. ¿Cómo es posible que las palabras clave asociadas a “Rubalcaba” sean “latin”, “jazz”, “gonzalo”, “edmar”, “artists”, “castaneda”, “category”, “note”, y “blue”?. Es posible si tu presencia en redes sociales es tan baja que un pianista de jazz cubano, Gonzalo Rubalcaba, que con el mismo apellido se coma tu presencia, por lo que ni siquiera tiene valor el estudio ya que en ese caso se basa en valores irrelevantes que no hacen referencia al objeto del estudio.

Se deduce que no les importa lo más mínimo el impacto o influencia que puedan ejercer en los social media y en particular en las redes sociales de más éxito en España, y que sus presencias allí obedecen a motivos exclusivamente propagandísticos. Tanto es así que Mariano Rajoy estrenó su cuenta de Twitter[22] en septiembre de 2011 (poco más de dos meses antes de las elecciones generales del 20-N) y su adversario Rubalcaba tan sólo un mes antes que él, en agosto de 2011.

Es obvio que el uso que se da a las redes sociales por parte de nuestros políticos es puramente propagandístico y con fines electorales. Sólo hay que leer (o intentarlo, ya veremos por qué) en Twitter a @marianojajoy y a @conrubalcaba

  • @marianorajoy: es una cuenta activa de Twitter. La usan para poner las fotos (que no hace él, parecen fotos institucionales) de sus reuniones, y lanzar eslóganes[23] de autobombo[24]. No responde a las menciones. No retwitea. Es una comunicación puramente broadcast. Sin feedback, ni falta que les hace: ya han ganado y gobiernan.
  • @conrubalcaba: la cuenta de Twitter está cancelada, es un perfil suspendido. La web http://www.rubalcaba.es también está cerrada… al parecer se creó sólo por la campaña electoral, y una vez concluida la cerraron. Ahora opera a través de la cuenta @_Rubalcaba_ pues @Rubalcaba es la cuenta de Twitter de un director de videos musicales[25]. La cuenta @_Rubalcaba_  hace referencia a su web, http://www.rubalcaba38.es, cuyo dominio fue registrado[26] el 29 de noviembre de 2011, por un periodo de tan sólo un año. A día de hoy, más de tres meses después del registro del dominio, la página no está operativa (y cuando digo no operativa, no es que salga un aviso de “en construcción”, sino que el navegador te dice no puede mostrar nada, cosa lógica porque el dominio resuelve a una IP que no responde a pings[27]). La cuenta de Twitter no tiene mucho movimiento, sólo suele haber un par de twits al día, narrando donde va o de dónde viene, o dando las gracias a alguien, pero hay dos datos muy positivos: uno es que retwitea (sobre todo cosas de la cuenta @PSOE, su partido), y otra es que responde, y cuando la hace es en un tono muy cercano, casi familiar[28]. Ambos datos son indicativos de que es él quien está detrás de la cuenta y la atiende personalmente.

 Vayamos ahora con Facebook de estos dos políticos: 

  • La página personal de Mariano Rajoy en Facebook es un enigma: no tiene nada en su muro, y en “Acerca de mí” nos remiten a una página diciendo “No puedo aceptar nuevos amigos porque hace ya mucho que superamos el máximo permitido. Por ello creamos mi perfil político que os sugiero, en el que cabemos todos”. En el perfil político de Mariano vemos que en “Información básica” pone “Quiero que Facebook se convierta en un punto de encuentro con todos nuestros partidarios. ¿Te sumas?”. ¿Pero no cabíamos todos?, ¿ahora sólo caben los partidarios?. Seguramente sí, porque es lo mismo que se puede ver en su cuenta de Twitter: noticias institucionales y de autobombo, las mismas fotos, pero además aquí el contenido se publica en tercera persona.
  • Alfredo Pérez Rubalcaba no tiene (o no he sabido encontrar) un perfil personal en Facebook, pero sí cuenta con una página en esta red social: Con Rubalcaba. En ella se limita (él o alguien de su equipo, y apostaría por esto último) a poner videos de YouTube o psoetv en apoyo a los candidatos para las próximas elecciones autonómicas andaluzas.

Concluyo que la presencia en los social media de estos dos políticos es fundamentalmente una tomadura de pelo: falta cercanía, empatía, feedback… Aunque  Rubalcaba es capaz de dar un tono amable y cercano en Twitter. No se debaten asuntos de interés, sino que se informa de “lo que hay”, y muy lamentablemente tanto en Facebook como en Twitter, en el caso de Mariano Rajoy los mensajes de autobombo, a menos que seas un partidario acérrimo de él o su partido, pueden provocar un profundo rechazo, y una sensación de que nos están tomando el pelo. El autobombo sobra en cualquier caso, sea cual sea el mensaje que pretende dar, el que queda es el de que se ponen ellos solos una medalla que han creado para ponérsela a si mismos… pero bueno, si esos mensajes son para estimular a los que ya están de su parte, se producen dos efectos: aumenta la satisfacción de quien no necesitas que esté satisfecho, y causa rechazo en el resto de audiencia potencial, que es precisamente lo que no hicieron por ejemplo Obama, ni el equipo de Obama: crearon sentimiento de comunidad.

Ejemplo de twitt de autobombo en la cuenta de Mariano Rajoy: https://twitter.com/#!/marianorajoy/status/178273753665507328

La esperanza digital se ha abierto tras el anuncio de Soraya Sáenz para saber qué se dice del gobierno en prensa y social media, entre los que se encuentran páginas tan populares como Facebook, Twitter, YouTube, Tuenti, o incluso LinkedIn. Pero tras leer la noticia[29] con más detenimiento nos encontramos con la cruda realidad: se trata de vigilar que se dice en los medios sobre el gobierno. No es para estar cerca de los ciudadanos, es para vigilarnos, espiarnos. Nos toman el pelo, ¡y con dinero público!.

Pero caso más sangrante, sonado, y llamativo de tomadura de pelo fue el protagonizado por Rosa Díez, de quien se suponía que actualizaba ella misma a diario su cuenta en Twitter, cuando en realidad era otra persona quien hacía ese trabajo[30]. No hubiese pasado la cosa a mayores si desde su partido político no se hubiese afirmado lo contrario, negando la evidencia, ya que se comprobó que era falso porque mientras se suponía que ella estaba agradeciendo personalmente en Twitter el apoyo de sus seguidores, la estaban entrevistando en directo para TVE[31]. Tal fue el bochorno que debieron sentir en UPyD que la cuenta fue fulminantemente cancelada el 4 de marzo de 2009. Tanto esfuerzo con actitudes mafiosas[32] que rayan en acoso cibernético para tener presencia en internet, y luego hacer un uso poco ético del mismo. Muy mal.

Políticos españoles… esos inadaptados digitales.